Las pequeñas empresas recurren a las fintech para cerrar la brecha de financiamiento en América Latina