El 56% de los canadienses dice que no puede seguir el ritmo del alto costo de vida